mipalabra javiermilei com Lea sobre el sitio web de Javier Milei

0
195

Javier Milei prometió que si era electo diputado iba a sortear su sueldo y el economista cumplió. Es que luego de que cerrara el periodo inscripción para Mi Palabra, el nombre con el que denominó el legislador al suceso en el que sorteó su dieta de legislador, se llevó a cabo hoy. El ganador es un hombre que se registró un día antes y tiene 40 años de edad. Su DNI termina en 176.

¿Qué pasa si ya te inscribiste antes al sorteo de Milei?

Si te anotaste en enero, no es necesario llenar el formulario de nuevo. Así lo indica el sitio web de Milei: “Una vez finalizado el sorteo los datos de todos los anotados seguirán almacenados en la base de datos, con la única finalidad de que todos los inscriptos continúen participando en los próximos sorteos correspondiente a “MI DIETA”, salvo petición expresa en contrario enviando un correo: darmedebaja@mipalabra.javiermilei.com”.

¿Cuándo es el sorteo de Milei?

El sorteo se realizará de manera mensual y se espera que se sepa el nombre del ganador o ganadora en los primeros días de febrero. La fecha exacta la definirá el diputado nacional porteño en las próximas horas.

Debe leer Recreadigital jalisco gob geniat com

El primer sorteo se realizó el 12 de enero pasado.

Críticas de Milei al Papa Francisco: “Tu modelo es la pobreza”
Milei criticó al Papa Francisco, quien ayer defendió el pago de impuestos porque, dijo el Sumo Pontífice, “se protege la dignidad de los pobres”.

“Tu modelo es pobreza”, le respondió el legislador en redes sociales. “Siempre parado del lado del mal. Si a alguien le da un ataque de caridad y sale con una pistola a robar para financiarlo ¿lo bendecís?”, escribió en su cuenta de Twitter y en la que arrobó al Sumo Pontífice.

El domingo, en audiencia con una delegación de la “Agenzia delle Entrate” (la AFIP de Italia), el Papa abordó la cuestión de los impuestos. La transparencia fue el punto subrayado más veces por el Sumo Pontífice y hace que las personas estén más motivadas para pagar los impuestos, “sobre todo si la recaudación ayuda a superar las desigualdades, a realizar inversiones para que haya más trabajo, a garantizar una buena sanidad y educación para todos, a crear infraestructuras que faciliten la vida social y la economía”.